Cuando puedes elegir cualquier cosa y no sabes qué hacer.

Lo tenía todo planificado, me marcho 3 meses y en ese tiempo seguro que obtengo la claridad que necesito. Quería romper con la vida que tenía, buscar o encontrar una nueva pasión y afrontar el reto de viajar sola por centro américa.

Y aquí estoy, apunto de cumplir 7 meses en Nicaragua, viendo de frente esa ansiada libertad que te permite elegir cualquier cosa en la vida y estoy paralizada, no sé que hacer, ni cómo continuar. (Por lo menos he viajado sola por el país y me ha encantado ;))

Aunque parezca increíble, es complicado elegir.

Es como entrar a una tienda de dulces, pasteles, helados… y te dicen: vas a poder consumir gratis toda la vida el producto que elijas, pero eso sí, sólo puedes elegir uno. ¿En serio? ¡No puedo elegir el helado de chocolate y descartar el bizcocho de zanahoria para siempre!

Me parecen muchas áreas distintas interesantes, pero ninguna es lo suficientemente atractiva como para decidir que esa sea mi pasión. Lo peor de todo es que siempre he querido tener esta oportunidad, poder elegir lo que quiero hacer sin tener ningún tipo de presión y ahora que puedo, no sé que hacer… ¿Cómo puede ser esto posible?

Podría hacerme la pregunta típica de: ¿A qué dedicarías tu tiempo si tuvieras 1 millón de euros en el banco y sabes que nunca se terminará por mucho que gastes?

Y creo que la respuesta la tengo clara, viajaría por el mundo, pero… ¡¿Hola?! ¡Estamos en plena pandemia mundial! ¡No se puede hacer turismo!

A no ser que tuviera ese millón de euros en el banco (que no es el caso), sólo puedo seguir aquí, volver a España o hacer un movimiento migratorio a México o República Dominicana (los únicos países del mundo sin restricciones ahora mismo), pero si me marcho a esos países debería ser para estar varios meses y… ¿Qué haría por allí?

Seguro que más de uno estará pensando: Eso no son problemas reales! Si tuviera que pagar la hipoteca o mantener a 3 hijos, seguro que dejaba de quejarse! Pero ya lo siento querido lector, siento no tener una vida más triste para que tú te sientas mejor, esta es mi realidad.

No tengo compromisos, estoy sana, me considero inteligente como para aprender cualquier cosa y tengo la creencia de que se puede conseguir lo que se quiera en esta vida, pero no sé darle forma a lo que quiero en estos momentos.

No soy una persona indecisa, al contrario, siempre he tenido muy claros cuáles iban a ser los pasos que iba a dar y, como una hormiguita, trabajando mucho, los he conseguido.

Y ese es el tema, que he ido consiguiendo todos las metas que me iba marcando y ahora me quedé sin objetivos que cumplir (por raro que parezca).

He llegado a un momento de mi vida en el que he comprendido que no necesito nada material, no quiero más ropa en el armario, un reloj o un coche… No me hace falta.

Tampoco sé realmente si quiero visitar Perú o si lo haría para que otros vieran en mi Instagram lo guay que soy viajando por el mundo.

Y menos aún me hace falta tener una gran carrera profesional en una multinacional o un currículum repleto títulos. La sabiduría está en los libros y en las experiencias de la vida…

Así que bueno, después de estos meses en los que me ha parado la vida y he tenido la oportunidad de hacer una introspección, me he dado cuenta de que muchos de los objetivos que tenía no eran porque yo los ansiase sino que los perseguía para demostrar a otros lo que era capaz de alcanzar, consiguiendo de esta manera su reconocimiento y aprecio (incluso de personas que en el fondo me caían fatal) porque yo era incapaz de dármelo a mí misma. Era incapaz de amarme con mis defectos y virtudes.

Ahora la pregunta que más me aterra y que tengo miedo a contestar es:

¿Qué es lo que quiere Raquel?

Pues ahí va, sin pensarlo demasiado, sin importarme lo que piensen los demás, simplemente soñando y escribiendo lo que se me viene a la cabeza para descubrir qué es lo que deseo.

Raquel quiere:

  • Vivir despacio para seguir escuchando mi cuerpo, mis emociones, mi intuición.
  • Vivir sin miedo, confiando que la vida es abundancia, que me va a dar lo mejor en cada momento, sabiendo que cada circunstancia está perfectamente diseñada para obtener el aprendizaje necesario.
  • Tener una vida nómada, viajando despacio, disfrutando de un país durante un tiempo, porque viajar no consiste en tachar una larga lista de lugares que visitar.
  • Ser el cambio que quiero ver en el mundo a través de mis acciones diarias: dejando de comer animales, no utilizando plásticos, apoyando la economía local, reduciendo el consumismo, siendo feliz… (¿Te imaginas que todos hiciéramos lo mismo?).
  • Vibrar con mi trabajo, que éste sea para contribuir a la sociedad, que me motive, que me saque de mi zona de confort cada poco tiempo, que tenga que organizar y gestionar, que sea multidisciplinar, que tenga pocas horas de ordenador y que tenga que tratar con diferentes personas.
  • Tener el suficiente dinero en el banco como para seguir manteniendo esta libertad de elegir.
  • Salud y amor de mis amigos.
  • Vivir en el momento presente.

¿Lo conseguiré?

Cuando quieres algo, todo el universo conspira para que lo consigas.

El Alquimista. Paulo Cohelo. (Mi libro favorito).

by raquel

¡Hola! Me llamo Raquel y soy Community Manager. O dicho de otra forma… creo contenido creativo y profesional en las redes sociales para que el usuario se divierta cuando accede a éstas a la vez que el empresario aumenta sus beneficios gracias a esa publicidad. Me dedico a pequeños negocios porque también pueden tener una imagen profesional en Internet. Cada día me esfuerzo para que les guste mi trabajo y superar sus expectativas cuando me contratan. ¡Pasa e investiga! Y no dudes en contactar conmigo para cualquier consulta :)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *